Iglesia Adventista Rojo Gómez/

Pachuca Hidalgo, México/

Dios

Dios el Padre llegó hasta nosotros de la manera más dramática por medio de su Hijo Jesús, que escogió no solo visitarnos sino llegar a ser uno de nosotros. Jesús nació como humano para que podamos renacer en el Espíritu, nos mostró el amor y el carácter de Dios, y hasta qué extremo estuvo dispuesto a llegar Dios para salvarnos de la autodestrucción. Lo que no podíamos hacer por nosotros mismos, Jesús lo hizo por nosotros, pagando el precio por nuestros pecados, muriendo en nuestro lugar para que podamos vivir para siempre. Por la resurrección conquistó la muerte, y prometió regresar para llevarnos al hogar.

Ver ¿Cómo es Dios?

La Salvación

Dios el Padre llegó hasta nosotros de la manera más dramática por medio de su Hijo Jesús, que escogió no solo visitarnos sino llegar a ser uno de nosotros. Jesús nació como humano para que podamos renacer en el Espíritu, nos mostró el amor y el carácter de Dios, y hasta qué extremo estuvo dispuesto a llegar Dios para salvarnos de la autodestrucción. Lo que no podíamos hacer por nosotros mismos, Jesús lo hizo por nosotros, pagando el precio por nuestros pecados, muriendo en nuestro lugar para que podamos vivir para siempre. Por la resurrección conquistó la muerte, y prometió regresar para llevarnos al hogar.

Ver La Salvación

La Iglesia

La iglesia fomenta el apoyo y el aliento mutuos al pasar tiempo juntos en adoración y estudio de la Biblia. Los cristianos celebran el pacto de Jesús con ellos por medio de la ceremonia de la Santa Cena, que recuerda el ejemplo de servicio y sacrificio de Cristo. La iglesia celebra la salvación de cada miembro mediante el ritual del bautismo por inmersión. La iglesia es las manos y los pies del “cuerpo de Cristo”.

Ver La iglesia verdadera

El Apocalipsis

Los rituales del antiguo santuario hebreo fueron tan solo un reflejo de la obra de Cristo en el cielo, y cada ofrenda preanunciaba el sacrificio último de Jesús. Ahora Cristo, nuestro verdadero sumo sacerdote, ofrece los méritos de su sacrificio a todos los que acepten su gracia. Dado que él soportó cada tentación que enfrentamos, podemos confiar en que entiende nuestras luchas y nos fortalece cuando necesitamos ayuda. Jesús es nuestro mediador, el que perdona nuestros pecados y restaura la relación con Dios quebrantada por el pecado. El primer pacto nos condenó a la muerte, pero Jesús es el mediador de un nuevo pacto, cuyo sacrificio nos liberó.

Ver El mensaje más sorprendente

RADIO RG

LA FE DE JESÚS

La iglesia Adventista del Séptimo día de Rojo Gómez, Pachuca Hgo, ofrece este curso maravilloso de la doctrina que Dios dejo para nuestra felicidad en este mundo lleno de sufrimiento, a través de 20 lecciones usted conocerá cuanto amor Dios nos ha dado por ser sus hijos. Son 20 pasos para encontrar la felicidad que solo Dios puede dar. Estas lecciones le darán a su vida un giro de 180 grados y al finalizar las mismas le aseguramos tendrá una perspectiva diferente de su vida y de lo que ocurre a su alrededor.

Ver lección

La Salvación

Dios el Padre llegó hasta nosotros de la manera más dramática por medio de su Hijo Jesús, que escogió no solo visitarnos sino llegar a ser uno de nosotros. Jesús nació como humano para que podamos renacer en el Espíritu, nos mostró el amor y el carácter de Dios, y hasta qué extremo estuvo dispuesto a llegar Dios para salvarnos de la autodestrucción. Lo que no podíamos hacer por nosotros mismos, Jesús lo hizo por nosotros, pagando el precio por nuestros pecados, muriendo en nuestro lugar para que podamos vivir para siempre. Por la resurrección conquistó la muerte, y prometió regresar para llevarnos al hogar.

Ver lección

La Iglesia

La iglesia fomenta el apoyo y el aliento mutuos al pasar tiempo juntos en adoración y estudio de la Biblia. Los cristianos celebran el pacto de Jesús con ellos por medio de la ceremonia de la Santa Cena, que recuerda el ejemplo de servicio y sacrificio de Cristo. La iglesia celebra la salvación de cada miembro mediante el ritual del bautismo por inmersión. La iglesia es las manos y los pies del “cuerpo de Cristo”.

Start now

El Apocalipsis

Los rituales del antiguo santuario hebreo fueron tan solo un reflejo de la obra de Cristo en el cielo, y cada ofrenda preanunciaba el sacrificio último de Jesús. Ahora Cristo, nuestro verdadero sumo sacerdote, ofrece los méritos de su sacrificio a todos los que acepten su gracia. Dado que él soportó cada tentación que enfrentamos, podemos confiar en que entiende nuestras luchas y nos fortalece cuando necesitamos ayuda. Jesús es nuestro mediador, el que perdona nuestros pecados y restaura la relación con Dios quebrantada por el pecado. El primer pacto nos condenó a la muerte, pero Jesús es el mediador de un nuevo pacto, cuyo sacrificio nos liberó.

Leer más